PRINCIPAL  |  FOROS  |  ENLACES  |  PUBLICA TUS ARTÍCULOS  |  PRIVACIDAD  |  CONTACTO  | 
Quidsweb.com » Noticias de televisión, audiencias, crítica, rumores, series, telenovelas y cine Hospedaje y dominios
AMOR REAL: Rosario y Manuel huyen de Ramón Márquez, teniendo un grave accidente
Rosa, 08/06/2005

Benítez llega muy feliz a casa de Ramón. Han descubierto que Rosario fue prostituta... Y no tarda en contárselo a Yves y Marie. Dice que irá a Ciudad Malta a seguir investigando.

Sixto avisa a Manuel que debe volver a Ciudad Trinidad y aunque Matilde quiere ir con él, éste le pide que se quede con su madre en la Hacienda.

El gobernador de Ciudad Malta recibe a Ramón, que le cuenta sus serias dudas sobre Manuel. El gobernador le da permiso para investigar pero con cuidado. Benítez le informa que tiene tres testigos, y que Rosario, después de ejercer de prostituta, trabajó de costurera en el mismo establecimiento.

Damiana y Antonia se encuentran con Sixto y le cuentan los chismes de que Manuel no es hijo de Don Joaquín. Antonia le dice que es cosa de los primos, y Sixto les dice que ya saben que Marie robó y luego devolvió el testamento. Damiana se lo comenta a Marie, que niega todo.

Pilar y Renato hablan de Manuel. Ramón les escucha, cuando su cuñado cuenta la historia del falsificador muerto que visitó Yves. Renato habla además que Corona le describió al alguien idéntico a Yves como quien le entregó el cuchillo, para que éste se suicidase. Ramón busca a Yves que le reconoce lo del falsificador pero no lo de Corona. Ramón cree que es una estupidez de idea, y espera que no le dé más sorpresas. Yves le pide después a Marie que intercambie los testamentos de nuevo, pero ella se niega porque Manuel está por llegar. Renato está en el club cuando Ramón, que confiesa sin pudor haberle escuchado con Pilar, le amenaza para que no cuente nada a Manuel.

Benítez y Ramón hablan de los testigos que tienen, cuando llega Yves y les cuenta que el testamento no lo tiene Manuel, y que si Urbano lo ve, reconocerá la falsificación. Yves quiere asesinar al Padre, pero Ramón se niega. Benítez le dice en privado que él se puede encargar.

Yves quiere la baja del ejército, lo que enfurece a Prisco, que le dice que se marche porque no quiere cobardes y espera no verle más. Prisco se lo cuenta a Adolfo, que viene para partir al Norte.

Manuel llega al hotel a buscar a Marie pero ni ella ni Yves están allí. Manuel le ofrece dinero a Antonia. Ella le rechaza el ofrecimiento y le avisa de lo que Marie planea. Después, Manuel le pide a Sixto que emplee con él a Antonia, e incluso le bromea diciéndole que se case con ella.

Le llega a Manuel la citación porque Marie ya impugnó el testamento. En el juzgado le piden el testamento y que declaren los testigos que lo firmaron. Manuel avisa que solo el Padre Urbano vive, aunque Antonia estuvo presente y puede ratificar la firma de su padre. Mientras, Benítez le informa a Ramón que ya mandó a alguien a encargarse del cura y otros a buscar a Rosario.

Éstos llegan allí y Matilde les recibe, intentando impedir que se llevan a su suegra. Los peones también ayudan pero los policías vienen armados. Rosario decide irse con ellos. Mientras, en Barranquillas, el otro enviado de Benítez busca al Padre para pdirle ayuda para una mujer enferma. Urbano cae en la trampa y se marcha con él. En el campo, el hombre saca un arma y dispara al cura. Mientras, Matilde hace las maletas y se marcha con Silvano para intentar alcanzar a Rosario.

Marie visita a Ramón en su casa, y éste le ofrece una dama de compañía y después intenta seducirla. Pero Pilar entra y les interrumpe.

Augusta le pregunta a su yerno si es hijo de Joaquín realmente. Él le dice que Rosario lo asegura, y él la cree. Augusta se queja de estar con boca de todos.

Antonia declara sobre el testamento, pero se sorprende al verlo y dice que la firma de su padre no es esa, que es una falsificación. Manuel se entera por su abogado, y éste le dice que Antonia pareció sincera. Manuel busca a Antonia que le jura que es verdad. Manuel dice que lo hizo por dañarle. Ella le dice que puede cotejar la firma del testamento con otras de su padres. Le dice que hubiese mentido, pero le tomó por sorpresa y no pudo. Manuel se da cuenta que Marie robó el testamento para falsificarlo.

Adolfo y Delfino ven a Rosario llegar al juzgado, y el primero se pregunta si Manuel lo sabe. Mientras, Rosario se niega a hablar de nada hasta que no llegue Manuel. Pero Ramón decide carearla con sus clientes del prostíbulo, y le dice si prefiere hablar ahora, o que su hijo se entere que fue prostituta. Rosario llora...

Adolfo y Delfino esperan a Manuel en su casa pero llegan Matilde y Silvano. Solís le comenta lo ocurrido, y le cuenta la muerte de Catalina. Manuel llega y se enoja, pero rápidamente, Adolfo le tranquiliza y le dice que vino a contarle que su madre está en el juzgado.

Rosario insiste en que, a pesar que ejerció la prostitución, Manuel es el hijo de Don Joaquín, tras una violación. Manuel llega a empujones preguntando qué hacen con su madre. Ramón le explica que si llegan a un acuerdo, y él renuncia a la herencia, no le dirán al Juez que su madre ejerció la prostitución. Manuel se queda de piedra y le pide a su madre que le diga que no es cierto. Ella solo alcanza a seguir llorando y besarle la mano. Más tarde, los dos vuelven a la casa sin dirigirse la palabra. Matilde pregunta a Manuel, que enfadado, lanza una copa contra la pared, diciendo que su madre fue prostituta. Matilde le dice que si siente vergüenza, y él le dice que pena, porque Joaquín le empujó a eso. Matilde le pide que hable con ella, y le confiesa que ya lo sabía... Mientras, Rosario se quiere ir de la casa. Silvano la detiene, y le cuenta a Manuel lo que Rosario pretendía.

Después, Matilde le vuelve a pedir a Manuel que vaya a ver a su madre, pero éste prefiere esperar a mañana, y le dice a Matilde que aceptó decir que no es hijo de Joaquín, a cambio del silencio de Ramón. Matilde le da su apoyo.

Mientras, Ramón festeja todo con Marie e Yves. La usurpadora se ve con todo el dinero de su “primo”. Después, el marido de Pilar le cuenta a Benítez que ya no tiene que presionar a nadie, cuando éste le cuenta que Antonia afirmó que la firma de su padre era falsa.

Al día siguiente, todo se tuerce porque el Juez no quiere dejar libre a Rosario y que no le importan los tratos de Ramón con ella y su hijo. Benítez le cuenta todo a Ramón, y le dice que el Juez ha pedido que arresten a Rosario. Pilar les escucha, y no tarda en avisar a Manuel. Éste decide huir con su madre, y le pide a Matilde que se quede con el niño.

Humberto ve llegar a la policía y entra a avisar a su cuñado, que huye en un carro con su madre y Silvano. Benítez manda vigilar la puerta trasera y disparan a la carreta, pero logran irse.

Benítez visita a Ramón y le cuenta lo sucedido, y que Pilar estaba allí. Ramón avisa que pongan controles, y si es necesario, disparen a matar. Ramón golpea a Pilar por haber sido la chivata. Ella trata de justificarse, pero él le dice que Manuel es hijo de una puta, y que pretendían reírse de toda la alta sociedad.

Augusta y Prudencia se enteran de lo ocurrido, aunque no saben el pasado de Rosario. Las dos, con Matilde, visitan al gobernador, que comprende su pena. Se le termina escapando el pasado de Rosario. Augusta sale totalmente abochornada, y criticando a su hija por no decirles nada. Matilde defiende a su marido y suegra, y le dice que Rosario es mucho mejor que ella. Augusta se queda estupefacta por compararla con una ramera. Después, el gobernador habla con Ramón. Éste le dice que el testamento es falso, los testigos o están muertos o desaparecidos (Padre Urbano), y Manuel y su madre huyeron. ¿No es suficiente?, le pregunta el esposo de Pilar.

Los fugitivos son detenidos por un piquete de soldados. Manuel les miente, pero su aspecto es como el de los fugitivos, y el soldado le pregunta si no es Manuel Fuentes Guerra. Manuel cierra y comienzan una carrera. Los soldados disparan y Rosario es alcanzada y Manuel le pide a Silvano que se detenga, pero no lo hace y el carro se suelta del caballo y caen al río. La corriente los arrastra y los soldados se retiran. Manuel ayuda a su madre y le hace el boca a boca.

Ramón visita a Benítez, que le informa del accidente. Ramón desea que estén todos muertos.

Augusta sigue pensando en que Manuel y su madre son culpables, y por eso se fugaron. Humberto no cree que el Padre Urbano mintiera. Augusta no hace más que pensar en que emparentó con una prostituta.

Y el viernes sigue AMOR REAL en Quidsweb.com


Escribe tu mensaje
Caracteres restantes: 

Autor: Anónimo (Identifícate o regístrate)      Web: