PRINCIPAL  |  FOROS  |  ENLACES  |  PUBLICA TUS ARTÍCULOS  |  PRIVACIDAD  |  CONTACTO  | 
Quidsweb.com » Noticias de televisión, audiencias, crítica, rumores, series, telenovelas y cine Hospedaje y dominios
Blade Runner (I)

Blade runner, un hito del cine

Juan Rodríguez Millán 09/04/2007
Puede que haya dos películas, sólo dos, que rivalicen por ser LA película de ciencia ficción por excelencia. Puede que sólo ‘2001: Una odisea del espacio’ y ‘Blade Runner’ sean las candidatas a ser nombradas así. Muchos optan por la película de Ridley Scott no sólo por su capacidad premonitoria sobre cómo será el futuro de la humanidad, sino por sus fascinantes imágenes, por su fuerza narrativa y visual. ‘Blade Runner’ se estrenó hace 25 años y es hoy un clásico del género y del cine en general, para muchos una película de culto desde el momento en el que comenzó a gestarse. En cualquier caso, un título necesario para entender el cine de las tres últimas décadas, por su impacto y por su posterior influencia.

Todo nació en la imaginación de uno de los más grandes escritores de ciencia ficción del siglo XX, Philip K. Dick. En 1968 público la novela ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’, el texto que 20 años más tarde llamaría la atención de Hollywood. Desde que se decidió llevarlo a la gran pantalla, se escribieron bastantes guiones preliminares (con títulos tan poco sugerentes como ‘Androide’, ‘Animal’, ‘Mecanismo’ o ‘Días peligrosos’). La llegada al proyecto de Ridley Scott fue decisiva para que la película saliera adelante.

Scott se empezó a interesar por el proyecto cuando estaba terminando ‘Alien’. Y fue eso precisamente lo que le hizo dudar sobre su participación en la película. No quería encasillarse en la ciencia ficción y sólo estaba dispuesto a dirigir si la historia le interesaba. Y vaya si le interesó, puesto que se involucró en la escritura del guión, provocando una aportación decisiva: no quería que se utilizara el término “androide”. La búsqueda de un sinónimo que gustara al director acabó con la palabra “replicante”, que ya forma parte del vocabulario del género.

El título de la novela no le gustó a nadie para colocárselo a la película. Demasiado largo y demasiado difícil de entender para el espectador medio. Al final se optó por coger el título de otro libro, ‘The bladerunner’, escrito por Alan Nourse. Nada tenía que ver la temática con la película, pero a los guionistas, productores y director les gustó la palabra. Nacía ‘Blade Runner’. En aquella novela, de la que existía ya en la época un guión para llevarla al cine que nunca vio la luz, un “bladerunner” era alguien que traficaba ilegalmente con material quirúrgico. El Blade Runner de Ridley Scott sería un cazador de replicantes.

LOS ÁNGELES, 2019

Estamos en Los Ángeles. El año es el 2019. La Tyrell Corporation ha conseguido crear vida artificial, los replicantes. Estos seres artificiales con apariencia humana son ilegales en la Tierra después de un sangriento motín en una colonia exterior. La Policía cuenta con agentes especiales para darles caza, los Blade Runners. Un grupo de Nexus 6, la serie más avanzada de los replicantes, consigue aterrizar en Los Ángeles. Estos replicantes harán todo lo posible por saber más de sí mismos, de su origen y de su futuro, mientras el Blade Runner Deckard les persigue en una caza a vida o muerte.

Uno de los grandes aciertos de la película es un reparto que por aquel entonces no era demasiado conocido. ‘Blade Runner’ lanzó a la fama a muchos de sus actores, como Rutger Hauer (el inolvidable Roy Batí, némesis replicante del Blade Runner Deckard) o Sean Young (la bella replicante Rachael por la que Deckard se juega la vida). Harrison Ford era, sin duda, el más conocido. Ya había hecho dos de las tres películas de ‘Star Wars’ y la primera de la saga de Indiana Jones. Y sin embargo no fue la primera opción para dar vida a Deckard. Hoy suena casi increíble, pero el primer nombre asociado a este papel fue el de Dustin Hoffman. También se especuló con la posibilidad de que James Caan protagonizara la película.

El rodaje, para el que se contó con un presupuesto de 30 millones de dólares, no fue nada sencillo. La mayoría del equipo técnico se refería a la película como ‘Blood Runner’, un juego de palabras que dejaba bien claro el malestar con el que trabajaban, en parte por lo muy exigente que se mostraba el director. Como ejemplo, el rodaje de una de las últimas secuencias de la película, el ataque de la replicante Pris (Daryl Hannah) a Deckard. Una gimnasta profesional debía hacer las piruetas de esa escena, pero Ridley Scott exigió tantos ensayos que en el momento de rodar esta gimnasta estaba exhausta y no pudo hacerlo según lo previsto. Al final fue un hombre, otro gimnasta que se pudo encontrar durante el parón para comer, el que se metió en la piel de la replicante para esa escena.

EL AUTOR NO LLEGÓ A VERLA

Philip K. Dick nunca llegó a ver finalizada la película. Murió el 2 de marzo de 1982, apenas unos meses antes del estreno de ‘Blade Runner’. Sin embargo, podemos estar seguros de que la visión de Ridley Scott es la misma que tuvo el autor de este futuro apocalíptico que nació en su mente. El director organizó un pase privado de unos 20 minutos que ya tenía finalizados y montadas pocos días antes de las Navidades de 1981 y el escritor fue uno de los privilegiados espectadores que acudió. Philip K. Dick aseguró que la ambientación y el tono de la película eran idénticos a lo que él se había imaginado haciendo el libro.

‘Blade Runner’ no logró una fama inmediata, más bien al contrario, y las primeras críticas fueron demoledoras. Tampoco fue una película muy reconocida con premios. Tuvo dos nominaciones al Oscar, a los efectos especiales (ganó ‘E.T.’) y a la dirección artística (la estatuilla fue para ‘Ghandi’, la triunfadora de aquel año). Hoy, sin embargo, es una película de culto cuyo prestigio ha ido creciendo con los años, no sólo entre los aficionados incondicionales, sino también entre la crítica. Los usuarios de la mayor web sobre cine, Internet Movie Database (imdb.com), le han dado una nota de 8,3 y está en el puesto número 97 de las mejores películas de la historia.

Los primeros pases de la película motivaron muchos cambios. Tantos se produjeron que existen hasta cinco versiones de la película y para el lanzamiento en DVD que se hará este mismo año, en lo que se anuncia como la edición definitiva, se incluirá una más. Dos son las más populares, la que se estrenó en los cines norteamericanos en 1982 y el montaje del director que Ridley Scott estrenó con motivo del décimo aniversario. La versión original cuenta con la narración de Deckard en off (y que le da una atmósfera de cine negro), que nunca gustó a Scott, mientras que el montaje del director incluye los planos de los unicornios con los que se supone que sueña Deckard y un final mucho más abierto suprimiendo los planos finales en los que se ve a Deckard y Rachael huyendo juntos.


Escribe tu mensaje
Caracteres restantes: 

Autor: Anónimo (Identifícate o regístrate)      Web: