PRINCIPAL  |  FOROS  |  ENLACES  |  PUBLICA TUS ARTÍCULOS  |  PRIVACIDAD  |  CONTACTO  | 
Quidsweb.com » Noticias de televisión, audiencias, crítica, rumores, series, telenovelas y cine Hospedaje y dominios
SPIDER-MAN, DEL CÓMIC AL CINE

SPIDERMAN arrasa en todo el mundo

Juan Rodríguez Millán 13/05/2007
Ya está en los cines ‘Spider-Man 3’, la película que supone el final de la trilogía cinematográfica más exitosa basada en un personaje de cómic. Pero el camino de este superhéroe al cine no ha sido nada fácil y está plagado de historias y anécdotas. ¿Y qué mejor ocasión que este estreno para repasarlas...?

El personaje nació en las páginas de la revista ‘Amazing Fantasy’, en su número 15, el último de su corta andadura. La idea nació del gran Stan Lee y Steve Dikto dibujó su primera historia. Nadie en la editorial, salvo sus creadores, confiaba en el éxito del personaje, y precisamente por eso debutó en una revista de historias cortas condenada a desaparecer antes de que se publicara el origen de ‘Spider-Man’. Pero pronto se convirtió en el emblema de Marvel Comics y en el abanderado de una nueva era del noveno arte.

La televisión se adelantó al cine a la hora de adaptar las historias de Spider-Man. El héroe ha tenido seis series de dibujos animados (la primera en 1967, la última en 2003 y hay una séptima en preparación) y una de acción real. Nicholas Hammond fue el protagonista de una serie de apenas 15 episodios que se emitió entre 1978 y 1979. A mediados de los 80 y comienzos de los 90 hubo dos proyectos para volver a llevar las aventuras de Spider-Man a la televisión, pero ninguno de los dos tuvo éxito. La llegada del trepamuros al cine se estaba ya gestando.

Hubo varios intentos y varios directores que estuvieron a punto de dirigir la película. Jan de Bont (entonces director de efímero éxito gracias a ‘Speed’), Ang Lee (que después adaptó ‘Hulk’ y aburrió a los fans del personaje), David Fincher y James Cameron fueron algunos de los nombres que en algún momento se relacionaron con el proyecto. Cameron fue el que más cerca estuvo de ponerse detrás de la cámara y, de hecho, escribió un guión para rodarlo.

DI CAPRIO Y SCHWARZENEGGER

Se dijo entonces que su elección era Michael Biehn (su actor fetiche en ‘Terminator’, ‘Abyss’ y ‘Aliens’) como Peter Parker y Spider-Man, aunque el propio Cameron dijo años después que Leonardo Di Caprio fue el único nombre que consideró. En el guión que escribió Cameron, el villano de la función era un Doctor Octopus que hubiera interpretado Arnold Schwarzenegger (años más tarde interpretó a Mr. Freeze en ‘Batman y Robin’). De todas las ideas que plasmó Cameron en su guión, sólo una se quedó en el guión definitivo: Spider-Man lanzaba redes orgánicas en lugar de tener unos lanzarredes artificiales como en el cómic. Al final fue Sam Raimi, un fan confeso del trepamuros, quien logró el ansiado puesto.

Además de Di Caprio, se rumoreó que Freddie Prinze Jr. (Fred en ‘Scooby-Doo’ y su secuela) fue candidato a interpretar a Spider-Man. Y James Franco, después seleccionado para dar vida al mejor amigo de Peter, Harry Osborn, hizo las pruebas. Pero el elegido fue Tobey Maguire, casi desconocido para el gran público aunque ya había interpretado películas como ‘Pleasentville’, ‘Las normas de la casa de la sidra’ (fue ésta película la que convenció a Raimi para escogerle) o ‘Jóvenes prodigiosos’. La elección fue polémica entre los fans. “Nunca fui seguidor del cómic. Creo que jamás había leído un libro de cómic completo antes de que me llamara para interpretar esta película”, dijo entonces. Y los puristas se quejaron. Los cinco meses de preparación física y su interpretación de Peter Parker acallaron todas las dudas.

Para hacer realidad la película, hubo bastantes obstáculos. El primero, el robo de cuatro de los 28 trajes de ‘Spider-Man’ que se fabricaron, cada uno de ellos valorados en 100.000 dólares. Los ladrones actuaron durante el rodaje, en abril de 2001, a pesar de las estrictas medidas de seguridad y del secretismo que envuelve a cualquier superproducción de Hollywood. Se ofrecieron recompensas de 25.000 dólares, pero fue la Policía quien recuperó los trajes finalmente, aunque 18 meses después del robo.

LA INFLUENCIA DEL 11-S

El problema más importante que sufrió la producción fue algo ajeno al rodaje: el 11-S, el ataque terrorista contra Nueva York y Washington. El primer trailer de ‘Spider-Man’ era sencillo y espectacular. Unos ladrones roban un banco y huyen por la azotea gracias a un helicóptero. Cuando ya se felicitan por su éxito, algo les captura. El abrirse el plano, se ve al helicóptero atrapado en una telaraña gigante tejida entre las Torres Gemelas de Nueva York. Los atentados contra el World Trade Center provocaron la retirada de este trailer, que sí se puede encontrar en Internet. En la película acabada se pueden ver las Torres de fondo en algunos planos y reflejadas en los ojos del héroe.

Y a pesar de todos los malos augurios, ‘Spider-Man’ se convirtió en un éxito sin precedentes. Fue la primera película en superar los 100 millones de dólares en el fin de semana del estreno. Las secuelas estaban aseguradas y el éxito de las mismas, también. Si la primera llegó alcanzar 43 millones de dólares de recaudación en su segundo día de proyección, ‘Spider-Man 2’ pasó de los 40 en el primero, cifra récord hasta ahora. Hasta ahora porque la tercera entrega (la película más cara de todos los tiempos, ha costado cerca de 300 millones de dólares) ha batido todos los registros. Ha ingresado nada menos que 59 millones de dólares en su primer día.

¿Cuál es el secreto del éxito de las películas de Sam Raimi? Ante todo, que ha sabido capturar la esencia del cómic. Historias y personajes clásicos adaptados al mundo de hoy en día. Tobey Maguire es Spider-Man. Kirsten Dunst es Mary Jane. Y a partir de ellos se construye un universo mágico que está sacado directamente de las viñetas. No es de extrañar que la segunda película comience con un resumen de la primera plasmado en viñetas dibujadas por uno de los ilustradores más conocidos del cómic norteamericano, Alex Ross.

LOS CAMEOS DE STAN LEE

En otro de esos guiños que los fans adoran, Stan Lee tiene presencia en las tres películas. En la primera se le puede ver durante el primer ataque del Duende Verde, una escena en la que también aparece en escena el Spider-Man televisivo, Nicholas Hammond. En la segunda, Lee evita la caída de escombros a la calle durante una de las peleas entre el héroe y el Doctor Octopus. Y en la tercera, le dice a Peter Parker que “un hombre sí puede marcar una diferencia”. Y si hablamos de cameos hay que hablar de Bruce Campbell, protagonista de la otra trilogía de Raimi, la de ‘Posesión infernal’. En la primera película es el presentador de los combates de lucha libre. En la segunda, es el portero del teatro donde actúa Mary Jane y en la tercera es un maitre de restaurante.

La saga de ‘Spider-Man’ no habría sido posible sin unos efectos especiales que hicieran creíbles las acrobacias del héroe. Era necesario un Spider-Man digital en algunas escenas y sólo había un precedente. En ‘Batman forever’ se usó un Batman digital en una escena. John Dykstra, uno de los genios más importantes de este campo, se encargó de los efectos. “Nuestro Spider-Man es tan bueno que, más que un doble, es un suplente de Tobey”, dijo Dykstra. Maguire utilizó dobles en muchas escenas, pero Willem Dafoe se empeñó en hacer él mismo la mayoría de sus planos peligrosos.

Todos los actores han hecho suyos los personajes, hasta el punto de que ahora es muy difícil ver a otros intérpretes en su piel. Para el Duende Verde de la primera película se barajaron nombres como los de Nicolas Cage y John Malkovich antes de ofrecérselo al definitivo Willem Dafoe. Para el Doctor Octopus de la segunda entrega se habló de Robert De Niro, Ed Harris, Sam Neill o Crish Cooper, antes de que Raimi, aconsejado por su mujer tras ver ‘Frida’, le diera el papel a Alfred Molina. Mena Suvari, Eliza Dushku y Elisha Cuthbert hicieron las pruebas para hacer de Mary Jane. Incluso Tobey Maguire estuvo a punto de no rodar la segunda entrega por un problema en la espalda y Jake Gyllenhaal comenzó incluso la preparación física para interpretar el papel.

Otro de los aciertos de la saga ha sido incluir a personajes clásicos del cómic. Es imposible no adorar al J. J. Jameson, editor del ‘Daily Bugle’, que ha interpretado en las tres películas de forma magistral J. K. Simmons. La tía May y el tío Ben (quien enseña a Peter Parker aquella mítica frase de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”) o Gwen Stacy (que en el cómic muere a manos del Duende Verde en una escena muy similar a la que Raimi recreó con Mary Jane en la primera película) son personajes con los que han crecido los aficionados y cuya presencia en las películas parecía obligada.

SE QUEDARON EN EL CAMINO

En cuanto a los villanos, al final hemos visto al Duende Verde, Doctor Octopus y al Duende (muy cambiado con respecto a su aspecto en el cómic), al Hombre de Arena y Venom, pero otros personajes se han quedado por el camino. Se ha hablado de la presencia del Lagarto en las tres películas, sobre todo en la segunda, pero al final sólo hemos visto a su alter ego, el doctor Curt Connors (interpretado por Dylan Baker). La Gata Negra (que en el cómic comenzó como ladrona y acabó luchando al lado de Spider-Man y enamorada de él) estuvo a punto de aparecer también en la primera secuela, pero su personaje se eliminó del guión.

Dicen las malas lenguas que Raimi no era muy partidario de incluir a Venom en la tercera película, a pesar de que se menciona en la primera película a un fotógrafo del ‘Daily Bugle’ llamado Eddie Brock, alter ego del villano moderno más popular de ‘Spider-Man’. Se dice que fue Avi Arad, el responsable de todas las recientes adaptaciones al cine de cómics Marvel, quien convenció al director de que era el villano que los fans querían ver. La versión oficial dice que Raimi negaba la aparición de Venom, e incluso decía que no le gustaba el personaje, para despistar y no dar detalles de la nueva entrega.

Danny Elfman, que ya había puesto a otras adaptaciones de cómic como ‘Batman’ o ‘Dick Tracy’, se encargó de la música de las dos primeras entregas y creó un colorista tema musical para el héroe que Christopher Young ha respetado en la tercera entrega. Su salida de la saga no fue muy amistosa y acabó enfrentado con Sam Raimi. “Ver un cambio tan negativo y profundo en un ser humano fue suficiente para hacerme sentir que no quería volver a hacer películas nunca más”, dijo el compositor, garantizando que no volvería a trabajar con Raimi.

Todos estos son los elementos que han hecho de ‘Spider-Man’ la saga cinematográfica basada en un personaje de cómic más exitosa de todos los tiempos. No es todavía la más longeva, pero lo será si se cumplen los planes de Columbia de hacer seis películas. ‘Superman’ tuvo cuatro con Christopher Reeves como protagonista entre los años 70 y 80 y ‘Batman’, con Michael Keaton, Val Kilmer y George Cloney bajo la máscara, otras tantas en los 90. Los ‘X-Men’ tienen también una trilogía y ‘Los 4 Fantásticos’ estrenan su segunda película este mismo verano. Pero, hasta ahora, ninguna saga ha alcanzado el nivel de ‘Spider-Man’.


Escribe tu mensaje
Caracteres restantes: 

Autor: Anónimo (Identifícate o regístrate)      Web: