PRINCIPAL  |  FOROS  |  ENLACES  |  PUBLICA TUS ARTÍCULOS  |  PRIVACIDAD  |  CONTACTO  | 
Quidsweb.com » Noticias de televisión, audiencias, crítica, rumores, series, telenovelas y cine Hospedaje y dominios
Ratatouille

Cine de animación veraniego

Juan Rodríguez Millán 23/08/2007
Que la animación no es un género exclusivamente infantil quedó demostrado hace ya muchos años, sobre todo tras recibir ‘La Bella y la Bestia’ aquella nominación al Oscar a la mejor película. Y aunque la mayoría de los títulos no ofrecen últimamente el nivel deseable, lo cierto es que de cuando en cuando llegan a la cartelera películas refrescantes, interesantes y maduras que obligan a reivindicar esos dibujos animados ante todos aquellos que piensan que no es más que un entretenimiento para niños.

Muy al contrario, la animación ha dado grandes iconos a la fantasía moderna, entendiendo que es fantasía obvia la historia de una rata con habilidades culinarias que trabaja con un joven que no sabe ni pelar una patata. Eso es ‘Ratatouille’, una historia ubicada en el París de nuestros días que mezcla con habilidad el mundo de las ratas con el de los seres humanos (atención al brillante prólogo de la película).

Hablar de ‘Ratatouille’ obliga a poner dos nombres encima de la mesa, el de su director, Brad Bird, y el de su productora, Pixar. Bird estrenó su primer largometraje en 1999, ‘El Gigante de Hierro’. Aunque mucha gente, por desgracia, no lo recuerda, es uno de los mejores títulos que ha dado la animación moderna , por su imaginación y categoría cinematográfica. Pixar, por su parte, llegó al séptimo arte de la mano de Disney y pronto se convirtió en una marca más poderosa incluso (hablando de estrenos en salas) que la que le había acogido años antes, desde la producción de ‘Toy Story’ hasta el último largometraje que iba a poner fin a la colaboración entre ambas, ‘Cars’, seguramente la más floja de todas, aunque fue la más rentable.

Pero los dos eslabones eran demasiado fuertes como para soltarse. Pixar sabía que Brad Bird era un genio y tras ‘Los Increíbles’ le dio otro proyecto fuerte, este ‘Ratatouille’. Disney sabía que tener a Pixar como competencia mermaría sus multimillonarias arcas, así que compró la marca y situó a su cabeza visible, John Lasseter, al frente de la animación Disney. Operación redonda, como demuestra ‘Ratatouille’, una muestra más del universo imaginativo que despliegan productora y director, un producto muy entretenido y tan apto para niños como para adultos con ganas de divertirse en una sala.

‘Ratatouille’ huye de las habituales trampas del cine de animación y ofrece un guión fresco y consistente, plagado de situaciones divertidas que protagonizan unos sólidos personajes, tanto humanos como animales. El desarrollo de la historia, los equívocos, las persecuciones y las diferentes subtramas que van brindando los personajes secundarios (en especial la del crítico culinario que acaba dando sentido al título de la película y que ofrece los escenarios más oscuros y el momento más tierno) dan a Bird muchas oportunidades para el lucimiento de su genio visual. Y entre ellos destaca la estampa de París que ofrece esta película, que ya forma parte del imaginario cinematográfico de la ciudad de la luz.

Pixar sigue dominando en el mundo de la animación, por encima del modelo algo cansado de ‘Shrek’ o de propuestas que se antojan más infantiles como ‘Locos por el surf’. Y Bird, con Lasseter (responsable de ‘Toy Story’, de la que ya se ha anunciado una tercera parte) centrado en sus labores directivas, se confirma como el director de animación del momento. Bastante más que un par de horas de diversión asegurada.


Escribe tu mensaje
Caracteres restantes: 

Autor: Anónimo (Identifícate o regístrate)      Web: